Uganda: la vieja política contra la nueva

Este jueves, Uganda va a las urnas. Pero no solo Uganda está llamada a estas elecciones: toda África en parte estará atenta a lo que es una contestación entre la vieja y la nueva política, entre la continuidad y un relevo generacional. Así lo ha planteado Robert Kyagulanyi, principal opositor al presidente Yoweri Museveni. Tiene 38 años, ha sufrido un ataque armado y ha sido arrestado en dos ocasiones desde noviembre. En la primera, más de 54 personas murieron en tan solo dos días de protestas. En la última, el 30 de diciembre, arrestaron a 126 personas, 90 pertenecientes a su equipo de campaña.

A Robert en realidad le conocen como Bobi Wine. Es un cantante de 38 años convertido en activista y luego en el político que más ruido ha hecho contra Museveni en décadas. Tenía 3 cuando este llegó al poder en 1986. El 75% de la población directamente ni había nacido. «La gente oprimida no puede permanecer siempre oprimida». El jefe de la Policía ugandesa ha dicho que si golpean a los periodistas es por su bien y que las cárceles tienen sitio de sobra de cara a las elecciones. El gobierno ha prohibido las cámaras y teléfonos móviles en colegios electorales y ha bloqueado Youtube, Google Play Store y Apple Store, presuntamente para prevenir la descarga de U Vote, aplicación de monitoreo de votos. Con todo el aparato de represión, Museveni manda un mensaje claro: él no va a ceder.


Las elecciones distarán mucho de ser libres. Aunque no hay encuestas, difícilmente Bobi Wine podrá vencer en el recuento oficial a un Museveni que controla las instituciones y tiene apoyo entre los más mayores, sobre todo en zonas rurales. Pase lo que pase, el longevo reinado de Museveni ya no es tan plácido como antes. La nueva generación de Uganda quiere un cambio, y Bobi Wine quiere liderarlo. 

 
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email