Somalia se queda sin salida

Sin acuerdo, sin elecciones y sin presidente. Ayer lunes finalizó oficialmente el mandato del presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi, conocido como Farmajo. Ahora el parlamento deberá decidir si extiende su periplo hasta poder llegar a un acuerdo, lo cual ya ha ocurrido en anteriores ocasiones, pero el presidente de la Cámara Baja ha rechazadotal opción y la oposición en bloque ha anunciado que ya no reconoce a Farmajo como presidente.

Somalia se encuentra ahora en un periodo de incertidumbre política y sin una salida razonable a corto plazo. La cumbre de tres días entre el gobierno nacional y los Estados federales celebrada en Dhusamareb no ha resultado en un acuerdo. Las administraciones regionales de Puntland y Jubaland, dos de los cinco territorios que forman el país, se niegan a celebrar las elecciones por el momento. La tensión por el control de la región de Gedo en el Estado de Jubaland, en la cual vienen luchando las fuerzas de Farmajo y las del gobierno regional por su control. La lucha política ocurre con la violencia yihadista de fondo. Tras el ataque al hotel Afrik de la semana pasada, este domingo el grupo terrorista Al-Shabaab asesinó a 12 militares somalíes de Inteligencia que habían estado encargados de la seguridad de la ciudad donde se celebró la cumbre.

El país debía celebrar elecciones directas con una persona y un voto, pero la falta de acuerdo retrasó estas a 2025, prolongando el sufragio indirecto en el que los líderes de clanes tienen importancia como delegados que eligen a los miembros del parlamento. La falta de acuerdo en su elección ha vuelto a poner al país en otro callejón sin salida.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email