La Justicia europea, del lado del Sáhara Occidental

Las noticias llegaban desde Luxemburgo. El Tribunal General de la Unión Europea ha anulado los acuerdos de comercio agrícola y pesca entre Marruecos y la Unión Europea ¿El motivo? En ellos se incluía la explotación de territorio del Sáhara Occidental y la población saharaui no fue propiamente consultada.

 

 La consecuencia de la sentencia es clara: los pescadores de la Unión Europea ya no podrán faenar en aguas del Sáhara Occidental con permisos marroquíes ni exportar productos agrícolas de ese territorio con la marca de Marruecos.

 

La Justicia ha dado sin embargo dos meses para aplicar el acuerdo. El Alto Representante Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, ya ha anunciado que recurrirán la sentencia al TJUE: “Tomaremos las medidas necesarias para asegurar el marco legal que garantice la continuación”, ha dicho. 

 

No es la primera vez que ocurre. En 2015, el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE) declaró ilegal los acuerdos agrícolas al incluir zonas saharauis, pero un año después los permitió, matizando que no se debían exportar como marroquíes al no tener soberanía sobre el lugar. Dos años después, el mismo organismo refrendó el contrato pesquero.

 

La UE pagaba a Marruecos 52 millones de euros por cada uno de los años de vigencia del acuerdo. Tras esa cuantía, 128 barcos europeos, entre ellos 92 españoles, faenaban en la zona. Ahora, el pacto prevé acabar con el 91% de las capturas recogidas únicamente de aguas saharauis. 

 

Marruecos vive una de sus mayores crisis a nivel diplomático.  El reconocimiento de la ausencia de toma de decisión saharaui, junto con la percepción del Sáhara como un territorio “separado y distinto” de Marruecos, convierte a la Unión Europea en un enclave en el conflicto más ruidoso del Norte de África. Mientras que Francia reduce el número de visados otorgados a varios países de la zona del Magreb y Argelia cierra el suministro del gasoducto del Magreb, la Unión Europa le condena por la mayor de sus debilidades: tomar como suyo el Sáhara Occidental.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email