El yihadismo se expande al sur del Sahel Occidental en busca del mar

Enfundados en trajes y con sus mejores galas, los 84 posaban sonrientes para la foto en Marrakech el pasado miércoles. Mientras países y miembros de organizaciones internacionales prometían ayuda para acabar con el Estado Islámico, yihadistas atentaban en Togo, mataban por primera vez a ocho soldados y capturaban una posición dentro del país.

A pesar de los esfuerzos y promesas, los grupos yihadistas avanzan en su intención de llegar a aguas del golfo de Guinea. Burkina Faso se ha convertido en el epicentro del terrorismo islamista en el Magreb y Sahel Occidental, con uno de cada tres de los 1.029 atentados registrados en 2021. Desde allí buscan abrirse paso hacia el sur a países como Benín, Costa de Marfil, Togo y Ghana. Solo este último no ha sufrido aún ataques terroristas.

En varios vídeos y declaraciones, los grupos terroristas hablan de expandir la yihad al sur. Más allá del fundamentalismo, su objetivo es también estratégico y económico. Llegar a la costa del golfo de Guinea supondría abrirse al transporte marítimo de mercancías ilícitas y poder así incrementar sus ingresos y capacidades.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email