04/03/2019: Nigeria y Senegal optan por la continuidad

03/04/2019

Nigeria y Senegal optan por la continuidad

En el último día de febrero Muhamadu Buhari y Macky Sall confirmaron que seguirán como presidentes de Nigeria y Senegal.

El primero ganó los comicios con un 56% de los votos frente a su rival Abubakar, que consiguió un 41%. Las elecciones estuvieron marcadas por el retraso de una semana que propició una participación de tan solo el 40%, por la compra de votos y por la violencia que dejó al menos 39 muertos. Por delante, cuatro años para conseguir acabar con Boko Haram y la corrupción y conseguir un crecimiento económico sostenible, sus promesas iniciales de 2015.

Por su parte Macky Sall revalidó cómodamente su puesto como presidente de Senegal con un 58,2% de los votos, muy por encima de sus rivales Idrissa Seck, con un 20% y Ousmane Sonko, con un 15,6%. En este país las elecciones sí fueron tranquilas, ordenadas y la participación fue alta con un 66% de los senegaleses que ejercieron su derecho a voto. Ahora se enfrenta al primer mandato de cinco años tras haber reducido desde los siete los años de cada ejercicio. El mayor reto: seguir creciendo y conseguir incluir a buena parte de la población que sigue en la pobreza.

 

¿Una nueva Primavera Árabe en Argelia y Sudán?

Abdelaziz Buteflika presentó este domingo su candidatura para un quinto mandato en Argelia. A sus 81 años y hospitalizado en Suiza, el presidente desoye los cantos de sirena de miles de jóvenes estudiantes que llevan una semana manifestándose contra un más que posible quinto mandato. Buteflika accedió al poder en 1999, en 2009 reformó la constitución para eliminar el límite de dos mandatos presidenciales y, a pesar de haber sufrido un derrame cerebral en 2013, ganó las elecciones un año después. Lleva 7 años sin dar un discurso público.

Al Bashir esta semana reestructuró el Consejo Militar días después de haber disuelto el gobierno y declarado el estado de emergencia por un año. El presidente de Sudán, en el poder desde el golpe de Estado de 1989, pospone así la reforma constitucional que le permitiría presentarse a las elecciones en 2020. Asimismo, Al Bashir ha delegado su poder como presidente de su partido, Partido Nacional del Congreso, en su segundo Ahmed Harun. Ambos están acusados por la Corte Penal Internacional de crímenes de guerra. Todos estos movimientos vienen tras intensas protestas que ya duran meses y que han provocado la condena a cárcel y multas a 60 manifestantes y el procesamiento de otras 870 personas.

 

España aprueba el III Plan África

En el último Consejo de Ministros de la legislatura se aprobó el III Plan África para los próximos tres años. Los cinco pilares de la estrategia española son: paz y seguridad, crecimiento económico sostenible e inclusivo, fortalecimiento institucional y movilidad ordenada. El ministro de Exteriores Josep Borrell explicó que la idea es focalizar la acción en cinco paísesestables distribuidos alrededor del continente (Angola, Etiopía, Nigeria, Senegal y Sudáfrica) como base para el desarrollo de sus subregiones. Borrell explicó la importancia del dividendo demográfico de África y de la necesidad de crear oportunidades para que esa situación no genere focos de radicalización entre la juventud. Un plan estratégico diferente a los dos primeros ya que España mira a África con otros ojos: no habla de acabar la guerra, sino de mantener la paz; no habla de promocionar la democracia, sino de fortalecerla; no habla de intentar crecer, sino de incluir a todos.

 

Ataque yihadista contra la base europea en Mali

El pasado 24 de febrero un grupo de yihadistas intentó cometer un atentado terrorista en la base de la misión europea en Koulikoro, Malí. Esta base está dirigida por el Ejército español, quienes frustraron el ataque, en el que no hubo muertos. El periodista de El Español Gonzalo Araluce cubrió durante esta semana el suceso. Un vehículo del Ejército frenó la entrada a una furgoneta blanca y abatieron al conductor suicida, según le contó el teniente coronel José María Leira Neira desde Malí. El ataque lo reclamó como suyo el grupo de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), quienes presentaron a los dos atacantes suicidas, de nombre Zubair y Okasha, como unos héroes.

Este es el primer ataque terrorista a la base europea en la que se encuentran 243 soldados españoles. Su misión es adiestrar y colaborar con las fuerzas malienses para la prevención del yihadismo en el Sahel.